El barcito de la esquina

web-m-vicentino-lifestyle

Esta mañana mientras esperábamos a que abriera el municipio, nos tomamos un café en el bar del pueblo. Hemos tenido que ir hasta Vicenza y ejercitarnos tantísimo en la paciencia y luego, como premio, almorzamos otra vez en este lugar, unos paninos, helados y café.

Enamorada de este país.

¡¡Muchas gracias a todos los que comentan mis historias!! Y a los que me escriben por aquí. Me encanta que se sientan inspirados por estos lugares tanto como yo al verlos, hay dos personas que me escribieron sobre la nostalgia que le provoca haber visto los pueblos de sus abuelos en mis historias. ¡¡¡Gracias!!! 

** Este post fue publicado tal cual en Instagram y Facebook, por eso la referencia del último párrafo. También agradezco a quienes me leen por aquí.

VIAJE A Trento por unas horas

italia-trento-blog-inspiration

Pablo me dice que tengo que volver a pintar. Y es verdad, pero en estos días, mientras todavía nos acomodamos, tengo la necesidad de ir dejando en palabras todo lo que estamos viviendo.

Esta mañana hemos ido a Trento. Fuimos por un camino increíble porque algunos tramos de las rutas principales estaban cortadas y tuvimos que ir por el costado. Cuánto mejor… pasamos por Sarson, Campese, Campologno sul Brenta y San Nazaro. ¡Cómo describirlos…! Ay, ¡las palabras se me quedan cortas! Me está gustando muchísimo la compañía de las montañas, juego a mirarlas fijo mientras Pablo maneja y trato de conectarme con su inmensidad. Los árboles que las habitan ya están anaranjados, amarillos y marrones, porque de este lado del mundo, estamos en otoño hace un tiempo. Y así, vamos avanzando por los caminos angostos bordeados de piedras redondas una sobre otra, tan llenas de musgo de un verde nuevo y brillante.

Nos encontramos con varios ciclistas por el camino, van vestidos tan bien que me parecen todos muy profesionales. Quiero comprarme una bicicleta, he visto una holandesa que está muy bien de precio y me está tentando muchísimo, pero me lo pienso porque ahora se viene el frío y la nieve y me da un poco de pereza. Vemos por todas partes las chimeneas humeantes, y al fondo, las montañas siempre. Son tan grandes que abrazan a todas las casas y al prado que está a sus pies. Vemos arrieros con sus ovejas y cabras. Carteles de sitios donde hacen quesos y puestos de manzanas, miel y nueces. ¡¡¡Quiero parar en todos los sitios!!! Cuando finalmente llegamos a Trento, estamos muy pocas horas pues ya casi tenemos que volver, hay que buscar a las niñas en la escuela.

Le digo a Pablo que mi próximo escrito será sobre la belleza del camino, sobre disfrutar de todo lo que te va pasando mientras tu objetivo es llegar. La verdad es que estuvimos cuarenta minutos en Trento y ya tenemos que emprender la vuelta. Quiero volver otra vez a caminar sus calles. A la vuelta, paramos en una estación de servicio y compramos unos panes con salame y otros con speck y mortadela. Dos macchiatos y un chocolate blanco, de los más ricos que he comido. Seguiremos un poco más hasta llegar a San Nazaro, donde es inevitable detenernos, porque pasa un río que creemos sea el Brenta, y pasamos por el puente ancho, con barandas tan bajas!! Y tan alto, con el agua tan revuelta… qué vértigo!! Alucinamos con las montañas otra vez, bordeando la ciudad, el olor a campo que hay en el ambiente y las chimeneas humeantes que no nos abandonan. El pueblo me puede el corazón, estoy enamorada de los pueblos y del campo tan habitado. Hay cafecitos pequeños pero la verdad es que tengo que ponerme un límite con los cafés diarios si no acabas por tomarte diez cafés al final del día… cosas de vivir aquí. Hay miles de papeles por resolver, pero cada cosa a su tiempo, como dice mi amigo Beppe, mi espectro del soportar la burocracia se ha vuelto más alto.. de a poco, ¡nos vamos entrenando! 

Ya estoy pintando de nuevo. Desde lo alto de esta casa-granero, donde hemos sabido instalar una mesa prestada, una alfombra marroquí también prestada, y todas las pinturas. Pueden escribirme con sus consultas, pedidos, y lo que quieran! Aquí estoy! Un saludo e buona giornata!!!

L´aperitivo

foto-web-italia-la-meneghina-vicenza.jpg

Esta tarde hemos ido a La Meneghina en Vicenza a tomar el aperitivo, y hemos quedado alucinando con su belleza. A lo largo de todo el camino, siempre estás rodeado de belleza, es imposible ignorarla. Las casas desparejas, que hacen tanto juego entre sí, el paisaje verde y frondoso, el clima húmedo y lluvioso, la música nostálgica y tan italiana, un pueblo pegado al otro, el spritz, el zumo de frutas de las niñas y el ginger de Pablo. Vicenza hace una pausa en su gris y nuboloso día para intercalar color, los de La Meneghina con su mesita verde inglés, los claveles lilas y las servilletas burgundy. Volvemos a casa y encendemos la chimenea, baños y cena.

Hoy me han prestado una mesa para armar el escritorio en el ático, donde estaba el heno, que daba calor a las vacas cuando esta casa era un granero.

Buscando un tiempo más lento

Italia-nel-mio-cuore

Si me lo pienso dos veces, por momentos me cuesta creer que este paisaje esté a la vuelta de la esquina. Que para ir a comprar queso, tenga que pasar por un puente o cerca de un torrente pequeñito de agua, o que tenga una heladería de pueblo a pocos metros, donde te envuelven el helado en papel. También el grana nos lo dan envuelto en papel encerado y el pan siempre en bolsa de papel. Estoy alucinada con los caminos, la muralla de Maróstica cada vez que pasamos por ella, los pueblitos que nos rodean y las montañas.

Con el verde italiano y su vegetación inmensa, los viveros, las flores y la arquitectura. Hoy fuimos buscando una escuela y nos perdimos por caminitos angostos con casas a cada lado y sus chimeneas encendidas, humeantes... A medida que vas subiendo por la montaña el aire va cambiando y lo notas, como si de adentrarse en un buen libro se tratase. Los días son muy lluviosos y el clima parece transportarte sin pedir permiso. Hoy he parado a comprar un ciclamen para llevar a casa de unos amigos y el vivero, que estaba al lado de la montaña, parecía pintado. También hemos tenido que encender la chimenea con la leña con nos ha prestado Bruno pues la nuestra no acaba por llegar, al parecer, aquí es como Uruguay "si no llueve mañana nos la traerán" así que me parece que nos tendrán que seguir prestando leña. Esta noche cenaremos polenta pues las niñas estaban con muchísimas ganas y la verdad es que nosotros también. El tiempo invita a quedarse dentro, aunque aún nos queden muchos papeles por resolver. Cuando salga el sol, como dice el señor de la leña, podremos hacerlos. Mientras tanto, disfruto del sonido de la lluvia, que otra vez se hace presente en la noche. En realidad son las siete pero oscurece a las cinco y hemos entrado en una onda campo increíble que ya desde temprano queremos ir a dormir.

Este último tiempo ha sido de locos así que descansar nos viene muy bien! Qué placer la vida de campo! Cuánto extrañaba vivir en una ciudad pequeñita!! Hasta la próxima...

Nuestro viaje hacia el campo italiano

2 de noviembre de 2018

foto-web-italia-pane.jpg

Hace dos días llegamos a Italia. 

Vine con las niñas en avión y Pablo lo hizo en el auto, una odisea de casi tres días. Viajó hasta Barcelona en auto y de allí en ferry que al final 20 horas se convirtieron en 36!!! Debido al fuerte temporal estuvo dando vueltas en el mediterráneo frente a Génova durante varias horas sin poder entrar al puerto. Hasta que finalmente logró bajarse y subió nuevamente al coche para viajar hasta Molvena durante cinco horas y media !!! 

Ha sido una odisea reencontrarnos todos!! Pero finalmente aquí estamos, todos juntos. Había venido en el año 2008 a hacer una pasantía y nunca imaginé que años más tarde aquí estaríamos de nuevo, pero la vida es así, con sus vueltas maravillosas y sorprendentes. 

Me encanta Italia, con su intensidad y profundidad, con sus paisajes y arquitectura de siglos, con sus colores especiales, y su particular forma de ser. 

Le digo a mi hija mayor que es muy afortunada de ir haciendo amigos a lo largo del camino, hemos tenido la suerte de vivir en Madrid durante un año y ha sido una verdadera delicia, la cantidad de nuevos amigos que hemos hecho y lo bien que nos han tratado, sólo podemos agradecer!! Seguiré dibujando para mis clientes españoles sin lugar a dudas!!! Y claramente para Uruguay también!!! 

Cuántas cosas nuevas por compartir, les prometo que iré contando todo por aquí con el objetivo principal de inspirarlos, a ver si logro transmitir todos estos paisajes y experiencias que estamos viviendo. 

Muchas gracias a todos los que me escriben por privado con sus mensajes tan lindos!! Vamos a viajar juntos y a descubrir lugares nuevos!!