El barcito de la esquina

web-m-vicentino-lifestyle

Esta mañana mientras esperábamos a que abriera el municipio, nos tomamos un café en el bar del pueblo. Hemos tenido que ir hasta Vicenza y ejercitarnos tantísimo en la paciencia y luego, como premio, almorzamos otra vez en este lugar, unos paninos, helados y café.

Enamorada de este país.

¡¡Muchas gracias a todos los que comentan mis historias!! Y a los que me escriben por aquí. Me encanta que se sientan inspirados por estos lugares tanto como yo al verlos, hay dos personas que me escribieron sobre la nostalgia que le provoca haber visto los pueblos de sus abuelos en mis historias. ¡¡¡Gracias!!! 

** Este post fue publicado tal cual en Instagram y Facebook, por eso la referencia del último párrafo. También agradezco a quienes me leen por aquí.