L´aperitivo

foto-web-italia-la-meneghina-vicenza.jpg

Esta tarde hemos ido a La Meneghina en Vicenza a tomar el aperitivo, y hemos quedado alucinando con su belleza. A lo largo de todo el camino, siempre estás rodeado de belleza, es imposible ignorarla. Las casas desparejas, que hacen tanto juego entre sí, el paisaje verde y frondoso, el clima húmedo y lluvioso, la música nostálgica y tan italiana, un pueblo pegado al otro, el spritz, el zumo de frutas de las niñas y el ginger de Pablo. Vicenza hace una pausa en su gris y nuboloso día para intercalar color, los de La Meneghina con su mesita verde inglés, los claveles lilas y las servilletas burgundy. Volvemos a casa y encendemos la chimenea, baños y cena.

Hoy me han prestado una mesa para armar el escritorio en el ático, donde estaba el heno, que daba calor a las vacas cuando esta casa era un granero.